26 enero, 2007

¿ARROBAS? NO, GRACIAS.

La calle - Genovés

Vaya, la que está cayendo, con eso de combatir el sexismo lingüístico (o sea: el uso del masculino genérico para definir a personas de ambos sexos), y por extensión el lenguaje machista. «¡Fuera el sexo del lenguaje, que ahora es de género!» Vale, acepto. Pero, ¿el plural genérico es machista?
Como recuerda José Aguilar, en un artículo al respecto, el Diccionario Panhispánico de Dudas señala que los seres vivos tienen sexo, mientras que las palabras lo que tienen es género. De la misma manera, el masculino gramatical se emplea para referirse a individuos de la misma especie sin distinción de sexos. Igual que hay genéricos femeninos que describen a hombres y mujeres. Por ejemplo, víctima. Esto obedece a una ley general de las lenguas: la economía expresiva.
Personalmente no tengo mayores dudas y busco emplear un lenguaje inclusivo, hablando del alumnado o la ciudadanía, evitando desdoblamientos de género, del mismo modo que, en sentido contrario a la moda militante, pregunto a un amigo por sus hijos (sin menoscabo de que alguno de ellos sea chica) y no por su progenie. Y es que, como acatemos a pies juntillas las propuestas de esta nueva ofensiva ideológica y las llevamos a su extremo, el resultado puede ser sencillamente delirante. Porque ese llevarlo-al-extremo significará no sólo que el director de un colegio habrá de dirigirse a su concurrencia con un «Estoy con todos vosotros y todas vosotras, padres y madres de los niños y las niñas, en representación de los profesores y las profesoras de este Centro...», sino, también, que podríamos vernos obligados a decir bufonadas tales como «tengo un amigo periodisto, que es muy buen persono.»
¿O estoy regando fuera del tiesto! Este lenguaje indigesto, que termina produciendo retortijones, se extiende como un mar de chapapote en las instancias administrativas, amenazando contaminar la espontaneidad del coloquial, al que pretende liquidar, so pretexto de la desaparición del machismo. Pero es que yo creía que el machismo en el lenguaje era otra cosa... Verbi gratia: Quienes me conocen saben que evito decir que estoy hasta los cojones de algo y que no me parece de buen tono hablar así. Como tampoco veo apropiado que una mujer sustituya la expresión por su orgánica correspondiente, anunciando que está hasta sus genitales, también de algo. Sea cual sea el género del parlante, no me seduce esta forma de hablar, que personalmente encuentro saturada de vicios machistas. Pero tampoco haré apología de un trasnochado puritanismo lingüístico, con él que tampoco me identifico. Me gusta la frescura en el uso y, si ésta pasa por calzar un taco a voleo, pues bien dicho estará, siempre y cuando a nadie ofenda.
Y tres cuartos de lo mismo sucede con la moda cada vez más generalizada de feminizar los participios activos, que no son sino derivados de los tiempos verbales. Porque el participio activo del verbo atacar es atacante; el de salir es saliente; el de cantar es cantante y el de existir, existente. ¿Cuál es el del verbo ser? Es el ente, que significa "el que tiene entidad", en definitiva "el que es". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "-nte". Así, a quien preside se le llama presidente, con independencia del sexo del que (o de la que) realiza la acción. De forma análoga, se dice capilla ardiente, no "ardienta", estudiante (no "estudianta"), independiente (no "independienta"); paciente, dirigente o residente...
No soy un inmovilista, pero creo que no debemos sacar las cosas de quicio. Al contrario de lo que igualmente se está haciendo, no ya al hablar sino al escribir, con esas molestas barritas (estimados/as), tan burocráticas ellas. Y no digamos nada con la aberrante arroba, venida en mala hora de la Pérfida Albión, y que inunda de psicodélicas espirales algunos textos, en un delirio de cloroformo que termina desenfocando la visual de quien lee, hasta llevarle a perder la concentración.
Cabe preguntarse si nuestros políticos y muchos periodistas y progres de vinito y canapé, en su defensa a ultranza del género, hacen un incorrecto uso de la lengua por motivos ideológicos... o por ignorancia de la gramática de la lengua española. A lo que buenamente me digo: ¿No sería buena una pizca de sentido común, para que esto de hablar y escribir no termine siendo un despropósito? Por mi parte, sólo pediría una cosa: Si se han de echar arrobas de algo sobre un folio, ¡que sean de sensatez!

22 enero, 2007

SER Y NO SER: JAVIER BERASALUCE

Le pedí a mi amigo Javi Berasaluce que me cediera alguna de las fotos que suele hacer, y a vuelta de correo me contestaba: «¡Pues claro que sí, faltaría más!» Tan dispuesto como siempre. Su afición por la fotografía le ha llevado a exponer, a concursar... y a ganar unos cuantos premios, varios de ellos aquí, en Vitoria, que es su ciudad.
Alguien como él, con ese don, siempre termina viendo lo que muchos otros no acertamos siquiera a vislumbrar. Os pongo una muestra de sus sugerentes y nada convencionales registros. Estos forman parte de una serie que titula: Ser y no ser.


Una Mujer.


Nunca sé.

Siguiente casilla.

16 enero, 2007

IDENTIDAD ANIMAL

Era casi de esperar que, en cuanto suprimieran el distintivo provincial de nuestras automovilísticas matrículas, se nos resintieran los orgullos identitarios. Así que les faltó tiempo a los más avezados para encontrar un sucedáneo, y ya me tienen en vilo por ver cuál será el próximo bicho que, en la retaguardia del coche, refleje la identidad animal de la Comunidad Autónoma de su propietario. Que me perdonen los que se han adherido (una pegata) a la iniciativa, pero no podía pasar por alto el asunto, por la parte que me toca.
Lo del toro español para mí siempre ha tenido resabios nacional-festivo-alcoholeros, y nunca me ha hecho la menor gracia el aire apologético con que se exhibe. Que los catalanes, esta vez a rebufo, sacaran su burro en extinción a las carreteras, se me antojó una reluctancia centrífuga más, que busca desimantarse del soberano centralismo folclórico y hasta político. Pero que alguno de por mi euskal entorno pusiera ovejas a mansalva en circulación por las vías patrias, me pareció ya tope-total. Como por estos pagos no hay ornitorrincos para bordar lo que hubiera sido el definitivo hecho diferencial vasco, cogemos una oveja latxa de nuestros pastizales, le hacemos la consabida pegata-homenaje y ya está: Txapela buruan eta ibili munduan.
Y mira tú que, después de todo, he de reconocer que, la tal, nos va que ni pegada, aunque a mí no me encandile un ají. Pero es que la oveja es como es: de rebaño; y no hay más que ver un concurso televisado de perros-pastor, para apreciar la innata docilidad que demuestra, su natural facilidad para moverse en grupo y a golpe de consignas. Por esto, que le pregunten a nuestro pastor autóctono, al de monte o al de púlpito, si no está bien elegido el animal. ¿O es que los vascos y las vascas no vivimos de consignas! Porque aquí lo de menos, aunque parezca lo de más, es la ideología, que ya está liquidada. Cuando Woody Allen dijo al respecto aquello de: Dios ha muerto, Marx ha muerto y yo mismo no me encuentro muy bien, algunos de nosotros (y nosotras) ya intuíamos que no era cosa de pensar demasiado, que eso no se lleva, sino de tener siempre a mano una consigna...
Y, a la sazón, aún hay quien considera que somos el no-va-más en cuestión de rebeldía, vaya, pero lo cierto es que nuestra rebeldía suele ser gregaria y que tendemos a circular bien obedientes al lema de la marcha y sin que nadie se salga de la fila... Como en una buena retención de carretera. De manera que me reboto en la ídem, resignándome a aceptar la mala pécora que triunfa entre mis paisanos, mientras espero a que espabilen gallegos y andaluces, siempre un poco más lentos y parcos (con perdón) en materia identitaria. No me sorprenderé si un día veo un coche con un percebe coruñés adherido en su trasera o con un muflón de Cazorla. O sea: Ceuta y Melilla pelearán con Canarias por el camello, Extremadura hará un referéndum sobre si acuñar el cerdo ibérico, no fuera que les saquen cantares en otras Comunidades, y Murcia y Cartagena se las tendrán entre sí para escoger cada una el suyo (animal) propio. El caso es dar con él, la cosa: reivindicarse.
A partir de lo cual, ya me veo a padres con hijos, en esos desplazamientos por carretera, tan eternos y tediosos, jugando, en vez de al veo-veo, al dime qué bicho lleva ése... que te diré de dónde es:
—¡Mira, papá: aquél tiene pegado un mejillón-tigre!
—Anda, es verdad: Pues serán de Zaragoza, pobres, que así tienen el Ebro...

11 enero, 2007

KLIMT

«Dánae»

Esta es mi obra preferida de Gustav Klimt. Representa el momento en que Zeus, convertido en una lluvia dorada, fecunda a Dánae mientras ésta duerme plácidamente soñando con su libertad. Es un cuadro cargado de erotismo y sensualidad que, pese a haber sido realizado a primeros del siglo XX, como otros de los desnudos del pintor, fue muy bien aceptado por la burguesía vienesa.

Un 11 de enero, hace 88 años, murió Gustav Klimt, representante del Modernismo en la pintura.

04 enero, 2007

SOBRE EL DESTINO

Mesa y cuadro - Juan Gris


Sólo se descubre un sabor a los días
cuando se escapa a la obligación de tener un destino.
EMIL CIORAN

Puede suceder lo que sea; siempre habrá uno que lo veía venir.
FERNANDEL

El destino es la consecuencia de nuestro pasado,
que nos sigue por delante.
JUANAN URKIJO

01 enero, 2007

EL ALFÉIZAR DE DÉDALUS


La ventana a las colinas - Gris

Abro esta ventana para que corra el aire y, como livianas partículas de polvo al trasluz, arrastre sensaciones, imágenes, palabras...
Iré dejando cosas mías en el alféizar y tú, al encontrarlas, darás cohesión a nuestro encuentro. Será un modo de mirar en la misma dirección; contemplaremos serenamente el momento y, por imposible que parezca, tal vez lleguemos a compartir ese lugar intacto del horizonte en el que, más allá de los paisajes, coinciden eternamente nuestras miradas.
 
ir arriba